viernes, 9 de noviembre de 2012

TEJIDOS BLANDOS




  • Introducción
  • El aparato estomatognático es el conjunto de los elementos que forman parte de la boca, cuyas funciones son la masticación y deglución, la fonación, la respiración y el sentido del gusto.
    El aparato estomatognático está formado por el aparato masticatorio, este aparato está constituido por la dentición, los maxilares-donde se implantan los dientes-, la articulación temporomandibular, los músculos de apertura y cierre, lengua, labios, mejillas y terminaciones nerviosas y vasculares.
    La boca es el segmento inicial del tubo digestivo en la que radica el sentido del gusto y tiene un papel importante en los procesos de fonación y articulación de los sonidos. Está formada por un esqueleto óseo recubierto por un tejido blando que conforma la cavidad bucal.
    La cavidad bucal está situada en la cara, por debajo de las fosas nasales, y está dividida por los arcos que forman los dientes o arcos dentarios en dos porciones (encías):
    -una anterior, llamada vestíbulo bucal.
    -otra posterior que es la boca propiamente dicha.
    • Esqueleto blando de la cavidad bucal
    El tejido blando que conforma la boca permite que se puedan diferenciar unas paredes que la determinan y las glándulas salivares. Estas paredes bucales o límites de la cavidad bucal son las siguientes:


    1. pared anterior: formada por los labios, son dos repliegues
    músculo membranosos, uno superior y otro inferior, adaptados
    a la convexidad de los arcos dentarios. En los labios se insertan
    gran cantidad de músculos faciales responsables de la
    mímica: buccinador, risorio, etc.
    2. pared posterior: formada por el velo del paladar y el istmo
    de las fauces, en su parte central, es visible la úvula o campanilla
    y a los lados las amígdalas palatinas.
    3. pared superior: está formada por el paladar duro y el paladar blando:
    3.1. paladar duro: formado por la bóveda palatina, es cóncavo
    y está limitado por los arcos dentarios del maxilar superior, está
    recubierto de una mucosa fibrosa y resistente

  • paladar blando: no tiene soporte óseo y está formado por el velo del paladar.
  • Pared inferior: está formada por la lengua y el suelo de la boca.
  • La lengua es un órgano fibro-musculoso que interviene en múltiples funciones con son la masticación, el sentido del gusto, la fonación y la deglución. En su cara inferior destaca la presencia de un frenillo y de unas venas muy marcadas llamadas raninas. Sus caras laterales están en contacto directo con los alvéolos dentarios y es un lugar donde frecuentemente suelen aparecer algunos tipos de cáncer. En su cara superior, se encuentran las papilas gustativas, encargadas de recoger el sabor de los alimentos:


     See full size image






     http://scielo.isciii.es/pdf/odonto/v26n1/original1.pdf


    Sobre la boca y los dientes

    Probablemente, lo primero que se te ocurre cuando piensas en la boca es comer ¡o besar! Pero tu boca hace mucho más que ser la entrada de la comida o besuquear a tu amorcito.

    ¿Qué sería de nosotros sin ellos?

    La boca y los dientes forman tu sonrisa, que a menudo es lo primero que percibe la gente cuando te mira. Además, la boca es fundamental para hablar: la lengua (que también nos permite saborear los alimentos) nos permite formar las palabras con la ayuda de los labios y los dientes. La lengua fricciona o golpea los dientes para producir ciertos sonidos; el sonido z, por ejemplo, se produce cuando la lengua roza la hilera superior de dientes. Si una persona cecea, significa que su lengua toca los dientes en vez de apoyarse directamente tras ellos al pronunciar palabras con el sonido s.
    Sin los dientes, sólo podríamos seguir una dieta líquida o de alimentos blandos o triturados. Las partes más duras del cuerpo, los dientes, son necesarias para la masticación, el proceso por el cual desgarramos, cortamos y molemos los alimentos preparándolos para la deglución. La masticación permite que las enzimas y lubricantes que se segregan en la boca faciliten la digestión, o descomposición de los alimentos. Esto convierte a la boca en uno de los primeros pasos en el proceso digestivo. Sigue leyendo para descubrir de qué manera cada aspecto de la boca y de los dientes desempeña un papel importante en nuestra vida cotidiana.

    Anatomía básica de la boca y de los dientes


    El interior de la boca está cubierto de mucosas. Del mismo modo que la piel recubre y protege el exterior del cuerpo, las mucosas recubren y protegen su interior. Las mucosas producen moco, lo que las mantiene húmedas.
    La parte superior de la boca, cubierta por una membrana, se conoce como paladar. La parte delantera consiste en una porción ósea denominada paladar duro y la parte posterior carnosa se conoce como paladar blando. El paladar duro separa la boca de la nariz, que está ubicada justo encima. El paladar blando forma una especie de cortina entre la boca y la garganta (o faringe) en la parte posterior de la boca. El paladar blando contiene la úvula, la parte carnosa que cuelga en el fondo de la boca. Las amígdalas están ubicadas a ambos lado de la úvula y parecen pilares gemelos que sostienen la abertura de la faringe.
    Un haz de músculos se extiende desde la base de la boca para formar la lengua. La superficie superior de la lengua está cubierta de diminutas protuberancias denominadas papilas, que nos permiten captar los sabores. En la lengua, hay cuatro tipos de papilas gustativas: las que pueden detectar los sabores dulces, salados, agrios y amargos.
    Tres pares de glándulas salivales, ubicadas en las paredes y la base de la boca, segregan saliva, que contiene una enzima digestiva denominada amilasa, encargada de iniciar la descomposición de los hidratos de carbono incluso antes que los alimentos entren en el estómago.
    Los labios están cubiertos de piel por la parte exterior y de mucosas resbaladizas en el interior de la boca. El principal músculo del labio, denominado orbicular, permite mover libremente los labios. La coloración rojiza de los labios proviene de los vasos sanguíneos subyacentes y por este motivo los labios sangran tan fácilmente cuando se lesionan. La parte interna de los labios está conectada a las encías.







    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada